titulo
Utilizamos cookies de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información sobre cookies aqui
Cerrar

El respeto en obra: Ni se compra ni se negocia

22 de Septiembre de 2019 | Autor: Jose Ramón Sepulveda (@) Leído: 1312 veces

Antes de descargarlo... ¡Compártelo!

| Descargar artículo | Descargas realizadas: 48

Ya son muchas las veces en mi vida, que por diversas circunstancias, me he visto avocado a  cambiar de empresa. En cada una de ellas las exigencias han sido diferentes, pero siempre ha habido un denominador común en mi cabeza, ¿cómo conseguir el respeto de mis nuevos compañeros y de los trabajadores a mi cargo?

El respeto es un valor moral, que denota aprecio y acercamiento hacia la otra persona. Proviene del latín "respetus", y cuyo significado es atención y consideración, y es lo que nosotros debemos buscar.

La tarea, como ya suponéis, nunca ha sido fácil ya que conseguir el respeto de los demás ni se puede comprar ni se puede negociar. Mi proceder desde que ingreso en una nueva obra o empresa tiene 3 factores fundamentales: el tiempo, la comunicación y la empatía.

El tiempo, claro está, es muy importante en mis objetivos, siempre poniéndome un periodo de 3 meses mínimo para poder conocer a toda la gente con la que voy a tener que convivir día a día.

La comunicación, porque siempre hay que saber lo que a las personas le preocupa, de lo que se quejan y de lo que carecen.

Y por último, la empatía, porque siempre debemos ponernos en lugar de los demás. Para poder saber por lo que una persona está pasando, es obligado tener un sentimiento que nos haga sentir lo mismo que la otra persona sin estar viviendo esa situación y poder ayudarle en sus carencias.

Explicaré todo el proceso, paso a paso. Primer paso, escuchar, atender y observar, a todas las personas que se están moviendo en la obra, a tu alrededor. Debemos participar en las conversaciones, cuando nos den pie a ello, mostrándonos siempre abiertos a cualquier opinión. Es importante llevar con nosotros siempre una libreta y un bolígrafo, van a ser nuestros aliados para conocer mejor lo que estamos buscando. Debemos siempre apuntar los nombres y números de teléfonos, de todas las personas que nos pueden ser de interés en un futuro: gruistas, maquinistas, jefes, subcontratistas, etc.

Es de obligado cumplimiento aprenderse los nombres de todos los trabajadores, no dudemos en preguntar una y mil veces. Llamar por su nombre o apodo a un empleado muestra interés por tu parte, hacia la persona, y esta denotará confianza en ti.

En tu libreta no solo debes apuntar lo anteriormente referenciado, sino cualquier detalle que te pueda parecer importante para el futuro. Por ejemplo, cuanto tardan en levantar un tabique, con qué frecuencia se pide mortero para el silo, etc.

Una vez que ya está pasado el periodo de adaptación, que suele durar de 2 a 3 semanas, y que ya has conocido a todo el personal, es el momento en el cual pasas a ser el protagonista. Debes comenzar a mostrarles cuál es tu forma de trabajar, como te gustan que se hagan las cosas y qué es lo más importante para ti en el trabajo. En mi caso, es la seguridad de la obra.

Un detalle, muy importante, es que para saber mandar hay que saber también trabajar, quiero decir con esto, que debes ser el primero en trabajar. Nunca puedes exigir si tú no te exiges, debes mostrarte dispuesto a hacer pequeños trabajos, que por tu cargo no te corresponden, pero que son de consideración significativa para quien te ve. En alguna ocasión he podido escuchar "mira si el encargado también trabaja" y, a lo mejor, solo estaba trasportando un premarco o unos hierros. Por eso es de suma importancia que te vean, como se dice en obra, "agachar el lomo".

Por último quiero añadir la esencia del respeto, que para mí, es el agradecimiento. Sin agradecimiento, no hay respeto, no hay empatía, no hay logros, no hay nada. Para ganarme el respeto de los trabajadores, lo primero que debo hacer es respetarlos a ellos. Ellos son los que te van a dar el éxito o el fracaso. Ellos tienen la llave de hacerme buen encargado o malo. Por eso el agradecimiento y la educación son fundamentales. Unas pequeñas frases, como unos "buenos días" bien dichos y con alegría, un "gracias por tu trabajo", o simplemente "me parece que has hecho un buen trabajo", no cuesta nada, y tiene mucho valor, para quien los recibe.

Por todo ello, sólo me quedar decir, que en esta causa, La Empatía va a ser tu aliada, la Humildad tu compañera y el Agradecimiento tu cómplice.

| Descargar artículo | Descargas realizadas: 48

Si te ha gustado, compártelo:

Compartir en Facebook
Compartir en Google+
Cargando comentarios...
¿Quieres escribir en Prontubeam? Mándanos tu nombre, mail y tema. Contactaremos enseguida contigo
Nombre:
Dirección de correo:
Tema del artículo:
Suscribete: Prontubeam en tu mail
Nombre:
Email:
Acepto la política de privacidad
Sobre el autor
foto_quienes_somos
Jose Ramón Sepulveda . Encargado de Obra Edificacion en CHM
Vota el artículo
votar
Puntuación de artículo: 0/5 (basado en 0 votos)
Top leidos del mes
Leído 1068 veces este mes
Leído 821 veces este mes
Prontubeam - Comprobar, calcular, revisar...la Ingeniería Civil comienza aquí.
Esta web ha sido creada por Carlos Corral. Información sobre cookies aqui
El autor de esta página web no se hace responsable de cualquier posible error en la formulación. El usuario deberá comprobar los resultados.