titulo
Utilizamos cookies de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información sobre cookies aqui
Cerrar

LA INFRAESTRUCTURA INVISIBLE

30 de Julio de 2018 | Autor: Daniel Casas González (@Dcasas14) Leído: 1092 veces

Antes de descargarlo... ¡Compártelo!

| Descargar artículo | Descargas realizadas: 25

Las infraestructuras de saneamiento son las grandes desconocidas para el público en general, estas pasan desapercibidas y muchas veces no se les da el valor que realmente nos aportan. Esto se constata ante la poca importancia que le da la sociedad general tendiendo a hacerse eco únicamente de los problemas visibles y reclamar inversiones en dichos casos.

Los sistemas de saneamiento son algo que nos viene dado desde la antigüedad, en general se asocian con el Imperio Romano y sus grandes infraestructuras hidráulicas, pero los primeros datos de canalizaciones para las aguas residuales datan de Mesopotamia en el 3750 a.C, aunque pensadas para recoger agua de lluvia. Por ello, el sistema desarrollado por los ingenieros romanos se puede considerar el más cercano en concepto al empleado hoy en día.

Imagen 1: Cloaca máxima Roma

En la actualidad, pocas son las zonas dentro de España que no cuentan con redes de saneamiento adecuadas, aunque ejemplos siempre quedan, y en gran parte también puede ser que debamos dar las gracias a DMA (Directiva Marco del Agua), una de las primeras y más ambiciosas directivas. Esta obligó a los estados miembros a contar con infraestructuras necesarias para proteger el recurso agua, muchas veces maltratado por las carencias en saneamiento tanto en áreas urbanas como rurales, como en otros aspectos.

En nuestro día a día es muy sencillo, abrimos el grifo y contamos con agua de calidad y además con un sistema de alcantarillado que se lleva el residuo generado sin que tengamos que hacernos muchas preguntas, para ello “pagamos”. Sí, entrecomillo el pagamos, pero esto puede dar para un único post.

Bien, todo funciona de manera correcta, hemos usado el agua en diversas tareas domésticas y se ha ido, generalmente no hay preocupaciones para los usuarios en lo que respecta al sistema. Las primeras quejas que pueden llegar suelen ser por cortes en el suministro, pero en general el saneamiento no suele dar muchas quejas, más bien están relacionadas con malos olores, roedores o insectos.

 

Imagen 2: imagen lainformación.com (Vigo)

Las verdaderas quejas hacia el saneamiento, suelen darse cuando el sistema se ve desbordado ante eventos extremos de precipitación, ejemplos tenemos por toda la geografía española. Como resultado podemos encontrarnos a “ingenieros de la calle” opinando acerca de temas técnicamente complejos, aunque a simple vista no sea tan evidente como en otras grandes obras civiles.

Las ciudades actuales son el caldo de cultivo perfecto para que se formen riadas, puesto que hemos impermeabilizado y eliminado vegetación en grandes superficies, y en muchos casos hemos modificado e incluso anulado los sistemas de desagüe naturales del terreno.

Imagen 3: Efecto impermeabilización en las puntas de caudal

Para hacer frente a esta impermeabilización hemos optado por la red de saneamiento, y no olvidemos que su función principal o que mayor interés tiene para nosotros, es canalizar las aguas residuales hasta los puntos de tratamiento (EDAR). Esto no hace más que provocar una necesidad de sobredimensionamiento de las infraestructuras o una carencia ante eventos extremos.

Los ingenieros civiles como responsables de este tipo de obras, han desarrollado diferentes sistemas para dar solución a los problemas que generamos con la impermeabilización, pero no hay una solución mágica ni extrapolable para todos los casos.

Generalmente se trabaja con dos tipos de redes de saneamiento:

·         La red unitaria: recoge las aguas residuales de las edificaciones y las aguas pluviales en un mismo colector. Es el sistema que se encuentra implementado en mayor medida en las ciudades. Uno de los principales inconvenientes que presenta es que introduce importantes variaciones de caudal en la EDAR, pudiendo provocar que ante eventos extremos parte de las aguas sean aliviadas sin pasar por un tratamiento adecuado, generando un impacto ambiental. Como principal ventaja se podría destacar el aspecto económico, puesto que obliga a colocar menos metros de tuberías.

·         La red separativa: como el nombre indica separa las aguas pluviales de las residuales, esto favorece que las EDAR trabajen con caudales estables, facilitando su operación. En cuanto a los aspectos negativos, cuentan con un mayor coste de inversión y la contaminación arrastrada por el agua de lluvia no es tratada de manera correcta.

Imagen 4: Gráfico del grupo GEAMA, Universidad de A Coruña

Como se ha dicho anteriormente, no hay una opción correcta, solo existen soluciones de compromiso para cada caso estudiado. ¿Manera adecuada de trabajar? Tampoco existe, en general queda a elección del técnico decidir cuál es la forma correcta. En ocasiones se pueden encontrar manuales o instrucciones con diferentes formas de proceder, pero hasta la actualidad no existen normativas como en el caso de Hormigones o Aceros.

Existen aportaciones encaminadas a mejorar la forma de trabajo de los técnicos, como pueden ser la ITOHG (Instrucciones Técnicas de Obras Hidráulicas de Galicia) tanto en saneamiento o abastecimiento, o las Guías Técnicas sobre redes de saneamiento y drenaje urbano del CEDEX que nos dan recomendaciones de cómo proceder. Además, en la actualidad el trabajo se ve facilitado por diversos programas de modelación, como el SWMM de la EPA (Agencia Medioambiental Americana).

Lo que si debemos entender es que no podemos pretender que las redes de saneamiento se hagan cargo de los caudales de escorrentía que se producen ante cualquier evento de precipitación, sino que debemos trabajar con periodos de retorno T=10, T=25 años donde buscaremos una solución de compromiso entre la casuística de cada caso y el coste económico, que es quizá el punto que más importa a la sociedad y políticos.

Existen otras opciones que ya son realidad o que se están estudiando como los sistemas urbanos de drenaje sostenible (SUDS), los Green Roofs, tanques de tormentas, que pueden ser complementadas con medidas de reglamentación encaminadas hacia el aparatado impositivo, que permitan obtener fondos para realizar dichas actuaciones, pero mejor quedarán para otro post.

 

 

| Descargar artículo | Descargas realizadas: 25

Si te ha gustado, compártelo:

Compartir en Facebook
Compartir en Google+
Cargando comentarios...
¿Quieres escribir en Prontubeam? Mándanos tu nombre, mail y tema. Contactaremos enseguida contigo
Nombre:
Dirección de correo:
Tema del artículo:
Suscribete: Prontubeam en tu mail
Nombre:
Email:
Acepto la política de privacidad
Sobre el autor
foto_quienes_somos
Daniel Casas González . Graduado en Ingeniería de Obras Públicas, Estudiante de Máster de Ingeniería Ambiental con vistas a desarrollar un futuro laboral en estas ramas tan importantes para la sociedad actual.
Vota el artículo
votar
Puntuación de artículo: 4.5/5 (basado en 2 votos)
Prontubeam - Comprobar, calcular, revisar...la Ingeniería Civil comienza aquí.
Esta web ha sido creada por Carlos Corral. Información sobre cookies aqui
El autor de esta página web no se hace responsable de cualquier posible error en la formulación. El usuario deberá comprobar los resultados.