titulo
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información sobre cookies aquí
Cerrar
Suscribete: Prontubeam en tu mail
Nombre:
Email:
Acepto la política de privacidad
Sobre el autor
foto_quienes_somos
Jose Rafael González . Ingeniero Civil, egresado de la Universidad de Carabobo. Formulación y Evaluación de Proyectos de Construcción. Gerencia de Proyectos. Construcción Sustentable y Generación de Bioenergía con uso de Residuos Sólidos Urbanos
ARTÍCULO: NAUFRAGIO EN LAS TURBULENTAS AGUAS DE LA ECONOMÍA: FACTIBILIDAD DE UN PROYECTO DE CONSTRUCCIÓN
27 de Enero de 2016 | Autor: Jose Rafael González (@josraf) | Leído: 1679 veces
| Descargar artículo | Descargas realizadas: 481

¿A qué nivel de los Estudios de Ingeniería se debe realizar el Estudio de Factibilidad de un Proyecto de Construcción?

 

Desde hace unos 20 años he venido cuestionando la forma en que se desarrollan los proyectos de construcción en Venezuela, específicamente. Pero recientemente en los foros que se abren en LinkedIn, he visto que al parecer es una problemática a nivel mundial que las obras tengan exceso de costos, retrasos, reclamos, fallas de calidad, gran cantidad de obras adicionales o, en muchos casos, queden inconclusas.

 

En esa búsqueda de respuestas acerca del origen de esta situación, he tenido bastante acercamiento a lo que es la Formulación y Evaluación de Proyectos de Inversión, no tanto desde el punto de vista de los ingenieros sino del de los economistas; quienes son en realidad  los que durante su formación académica han recibido las herramientas para conocer si un proyecto puede ser factible,  o no serlo, dentro de una determinada economía.

 


Mapa Evaluación financiera de proyectos de inversión

 

Leyendo el enlace de un libro recientemente publicado, el cual es bastante interesante,  me llamó mucho la atención entre otras cosas una de sus ilustraciones, debido a que se coloca en primer lugar el Estudio de Factibilidad y luego el Diseño del Proyecto.

 

¿Por qué? ¿Cómo se estudia la factibilidad de un proyecto sin hacer algunos estudios y diseños previamente?

 

Hay profesionales de la ingeniería que piensan que con sólo la Ingeniería Conceptual o -  a lo sumo - con la Ingeniería Básica se logra obtener los datos necesarios para saber si un proyecto puede ser viable o no, desde el punto de vista económico-financiero.

 

 

Recordemos:

Ingeniería Conceptual: Es la primera etapa de un proyecto luego de que se plantea la necesidad del mismo. Se basa en un estudio previo (estudio de viabilidad) y en la definición de los requerimientos del proyecto.

 

Ingeniería Básica: Es el siguiente paso en el proyecto de ingeniería y no es más que la profundización de todo lo relacionado a la ing. conceptual. En la ingeniería básica quedarán reflejados definitivamente todos los requerimientos de usuario, las especificaciones básicas, el cronograma de realización y la valoración económica

 

 

 

Otros piensan que ni siquiera es necesario hacer este tipo de estudios y, además, considera que es un costo excesivo realizarlos.  La experiencia y la observación de los resultados que ofrecen los distintos proyectos que naufragaron en las aguas turbulentas de la economía demuestran que estos enfoques son erróneos. 

 

 

Libro Formulación y Evaluación de Proyectos

El economista y buen amigo Adolfo Blanco con su libro Formulación y Evaluación de Proyectos http://www.evaluaciondeproyectos.net/, el libro Administración y Dirección de Proyectos: Un enfoque integrado del ingeniero Pedro Briceño L , el curso Inspección y Administración de Obras Civiles del ingeniero Marino Martínez, la llamada Ley de Pareto y las investigaciones realizadas para la elaboración - en su momento - de mi tesis de grado, titulada Bases para un Sistema de Control de Costos en Proyectos de Construcción, entre otras referencias; me han llevado a la  conclusión de que para poder realizar el Estudio de Factibilidad con un grado de certeza adecuado es necesario que la Ingeniería de Detalle se haya desarrollado, por lo menos, entre un 30 - 50 %. Lo que podría representar, dependiendo del tipo de proyecto, aproximadamente un 40 - 60 % del diseño total del mismo (ver siguiente figura).

 

 

Además, luego de finalizar dicho estudio se debe validar, haciéndole su respectivo Análisis de Sensibilidad.  Es oportuno aclarar que dependiendo del tipo de participación de cada actor en el proyecto, abordará su(s) propio(s) nivel(es) de Ingeniería y Estudio(s) de Factibilidad. La combinación del Estudio de Mercado y del Estudio Técnico (Ingeniería), conjuntamente con el Capital disponible,  permite conocer la Magnitud o Tamaño del Proyecto y, por ende, su Capacidad Instalada. En los proyectos de construcción ésta sería equivalente al Alcance del Proyecto, que a su vez viene definido por las Partidas a ejecutar con sus respectivos Cómputos Métricos.

 

Dejo aquí algunas citas provenientes de la bibliografía consultada que considero pertinentes y que le pueden ser de interés:

 

“ .. la  Capacidad Instalada viene expresada en unidades de producción que van a ser la base de  cálculo de todos los ingresos y costos del proyecto. De ahí se deriva la necesidad de que sus cifras sean muy precisas, pues de no estar bien calculadas, todo el proyecto no tendría mayor validez…” (Blanco, 2013).

 

“Es costumbre bastante inveterada en los mercados que poseen fuertes tendencias monopólicas u oligopólicas que el empresario – haciendo uso de la influencia que tiene sobre la formación del precio de su producto en este tipo de mercado con la que lo puede forzar al alza o a la baja – lo determine agregándole un porcentaje a su costo total de producción e ignorando totalmente el rol que cumple el mercado en su formación al hacer confluir la función de demanda – determinada por el comportamiento del consumidor- con la función de oferta – determinada por el comportamiento del empresario-…”(Blanco, 2013).

 

“Como la evaluación de proyectos se ubica dentro del supuesto de la competitividad del mercado, el único precio del que podrá hacer uso el empresario al evaluar su proyecto es el que obtenga libremente del mercado. Esto implica que sus ingresos operacionales van a estar determinados por ese precio independientemente del nivel de costos operacionales que pudiera encerrar su proyecto. Al no poder controlar el precio del producto y, por ende, el nivel de sus ingresos operacionales, la única alternativa que le queda al empresario es controlar en forma eficiente los costos operacionales de forma tal que, al restarlos de los ingresos, pueda obtener una utilidad satisfactoria para su empresa”.  (Blanco, 2013).

 

“… salta a la vista que el objetivo prioritario de todo proyecto privado de inversión no es obtener una rentabilidad financiera – lo cual no es malo per se ni se encuentra fuera de él- sino satisfacer una necesidad humana en forma eficiente, a través de la producción de bienes y/o servicios, conociendo que los recursos disponibles son escasos y, entonces, al término del proyecto, como consecuencia obvia, obtener una rentabilidad financiera. Invertir el orden de consecución de los términos mencionados revela una falta de ética y sentido empresarial que suele ser la causa principal del fracaso de muchos proyectos…” (Blanco, 2013).

 

“Uno de los enfoques de rentabilidad social que debe contener todo proyecto en el sector de la construcción inmobiliaria – y, más específicamente, dentro del campo de la construcción de viviendas de interés social en Latinoamérica, y en las economías emergentes en general – es la visión a largo plazo que debe aplicarse a los proyectos, derivada ésta del hecho de que la población biológica neta crece día tras día y demanda unidades habitacionales que le permita satisfacer uno de los requisitos fundamentales del instinto de vida como lo es el de posibilitarle el acceso a la vivienda.  Para ello es necesario que sus actores dejen de pensar como simples contratistas, con visión de corto plazo, y comiencen a pensar como empresas, con visión de permanencia en el tiempo, cuya función principal sea el desarrollo del país para luego poder obtener las ganancias  que todos los componentes de una economía sana deben percibir”. (Blanco, 2012).

 

“En las secciones respectivas nos extendimos en la explicación que el presupuesto sólo tiene significado en la medida que, por su parte, el alcance del proyecto, sus decisiones conceptuales y técnicas, plazos de ejecución y variables monetarias están claramente establecidas. Desde el punto de vista del control de costos, el presupuesto oficial (patrón) debe cumplir con los siguientes atributos:

§  Suministrar suficiente información para confirmar y corregir las evaluaciones financieras preliminares.

§  Generar la aprobación del proyecto (si corresponde) por parte de los propietarios garantizando bases consistentes y confiables.

§  Definir una estructura controlable para los desembolsos sustentada en un quiebre preliminar suficiente de subproyectos o áreas, con estipulaciones gruesas de trabajos/disciplinas principales.

 

“En la práctica no siempre resulta obvia la respuesta a la pregunta de  ¿hasta dónde afinar y detallar el presupuesto? Nos inclinamos que ello sea hasta el nivel necesario para dar a la decisión de aprobación suficiente confianza y que las comparaciones de costos efectivos versus presupuestados resulten significativos y útiles”. (Briceño L, 1996)

 

 

 

 

 

BIBLIOGRAFÍA

·         Administración de Proyectos. Klastorin, T. 1ra Edición. 2005. Editorial Alfaomega.

 

·         Administración y Dirección de Proyectos. Un enfoque integrado. Briceño, P. 2da Edición. 1996.  IEditorial Mc Graw-Hill.

 

·         Conceptos Financieros y de Costos en la Industria de la Construcción. Halpin, D. 1ra Edición. 1991. Editorial LIMUSA.

 

·         Estimación de los Costos de Construcción. Peurifoy, R. Oberlender, G. 4ta Edición. 1992.  Editorial Diana.

 

·         Evaluación de Proyectos de Inversión. Alvarado, L. Betancourt, C. González, I. Guerra, V. 7ma Reimpresión. 2013. Dirección de Medios y Publicaciones Universidad de Carabobo.

 

·         Evaluación Económica y Social de Proyectos de Inversión. Castro, R. Mokate, K. 2da Edición. Editorial Alfaomega.

 

·         Formulación y Evaluación de Proyectos. Blanco, A. 10ma Edición. 2013. Editorial Ignaka.

 

·         Formulación y Evaluación de Proyectos para el Sector Inmobiliario de la Construcción. Blanco, A. En elaboración. Revisión 2012. 

 

·         Manual de Contratación de Servicios de Consultoría de Ingeniería, Arquitectura y Profesiones Afínes.3ra Edición. Colegio de Ingenieros de Venezuela. Fundación Juan José Aguerreverre.

 

Artículo enviado a la página web de ingeniería www.prontubeam.com para su publicación.

 

| Descargar artículo | Descargas realizadas: 481

Si te ha gustado, compártelo:

Compartir en Facebook
Compartir en Google+
¿Quieres escribir en Prontubeam? Mándanos tu nombre, mail y tema. Contactaremos enseguida contigo
Nombre:
Dirección de correo:
Tema del artículo:
Cargando comentarios...
Prontubeam - Comprobar, calcular, revisar...tus cálculos comienzan aquí.
Última actualización de esta página:25/01/2016. Esta web ha sido creada por Carlos Corral. Información sobre cookies aquí
El autor de esta página web no se hace responsable de cualquier posible error en la formulación. El usuario deberá comprobar los resultados.